Preparación del trabajo para imprenta

Durante mis años de profesión en las artes gráficas me he encontrado con trabajos muy buenos realizados por diseñadores, que por su falta de experiencia o conocimiento sobre el funcionamiento de la imprenta, han dado como resultado un trabajo de menor calidad a la esperada.

Para evitarlo, indico a continuación unos pequeños conceptos y consejos a tener en cuenta en la preparación del trabajo para llevar a imprenta:

MEDIDA DEL DOCUMENTO

Desde el inicio del proyecto se deben tener muy claras las medidas finales del trabajo, es decir, por donde será cortado el papel después de impreso. No se debe proyectar un flyer tamaño A4 en un tamaño A5.

SANGRADO

Es el límite del documento, todos los fondos de color y gráficos deberán extenderse hasta el área de sangrado para evitar bordes blancos no deseados a la hora de hacer el recorte. Recomiendo un sangrado de 3 mm.

Opciones en los ajustes de documento (según programa): medidas, resolución, sangrado…

RESOLUCIÓN

La resolución es el número de puntos por pulgada (dpi/ppi), o la cantidad de detalle que tiene la imagen. Los archivos o documentos deben tener una resolución de 300 dpi al 100% del tamaño de impresión final. Muchos programas ponen por defecto 72 dpi, una resolución óptima para mostrar en pantalla pero nunca aceptable para imprimir en offset.

A la izquierda imagen a 300 dpi, a la derecha imagen a 72 dpi

CMYK vs RGB

CMYK (Cian, Magenta, Amarillo y Negro) son los colores de las tintas empleadas en el proceso de impresión, mientras que RGB (Rojo, Verde y Azul) son los colores luz empleados por las pantallas y se utilizan sobre todo para hacer páginas web.

Los diseños deben ser creados en CMYK, de modo que los colores que aparezcan en el monitor se correspondan lo máximo posible a los del producto impreso final. Si creamos un documento en RGB los colores de su producto impreso podrían presentar ligeras variaciones, sobre todo en colores brillantes.

CONVERTIR LOS TEXTOS EN TRAZADOS

Para garantizar que todos los textos se verán tal cual fueron diseñados, es importante convertir los textos a curvas. Básicamente esto es convertirlos a gráficos vectoriales, lo cual preservará el estilo de tipografía.

Cuando se convierten a curvas los textos ya no pueden ser editados, ya que ahora son gráficos y no texto. Es recomendable guardar una versión del documento con los textos editables y otra versión donde estén convertidos a curvas, listos para impresión.

CÓMO PREPARAR LOS ARCHIVOS PARA ENVIAR A IMPRENTA

Lo ideal es trabajar con programas de diseño como Freehand, Adobe Indesign, Adobe Illustrator o Corel.

El Word, Excel y Power Point no son programas de diseño, por lo tanto intentar diseñar algo en ellos suele dar bastantes problemas a la hora de llevarlo a imprenta: cambio de tipografías, medidas no adecuadas, baja resolución, desplazamiento de elementos, RGB, etc. Si no obstante se trabaja en dichos programas se recomienda, antes de enviar a imprenta, convertirlos a PDF con las fuentes incrustadas. Hay convertidores de PDF gratuitos por la web.

Si el diseño se realiza en Adobe Photoshop hay que asegurarse de que las medidas son las reales, está en CMYK y que su resolución es de 300 dpi.

Se recomienda siempre enviar el trabajo en un PDF de alta calidad y el documento en su programa original con todos los textos trazados y las imágenes utilizadas.

Espero que algunos de estos consejos os sirvan de ayuda a la hora de preparar vuestros próximos proyectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s