Los trucos de los supermercados para que compres más

El marketing va con nosotros dondequiera que estemos. Sobre todo si vivimos en países capitalistas y en grandes centros urbanos.

El post de hoy trata de indagar en algunos trucos que los marketineros idearon para vender más. Y para entender un poco estas claves vamos a hablar del supermerecado, que para muchos es el templo de las marcas: allí es donde conviven más cantidad de productos de todo tipo y es donde el consumidor se encuentra cara a cara con lo que va a comprar.

Por eso, el objetivo de quienes se preocupan por aumentar los beneficios del “super”, es que los consumidores pasen el mayor tiempo posible dentro del local. Porque, lógico, en más tiempo se puede comprar más.

¿Cuáles son estos trucos para que aumentemos nuestra permanencia en los supermercados? ¿Existen tácticas para que gastemos más?

Hoy vamos a compartir algunas de las estrategias más conocidas, aunque debemos decir que no se aplican en todos los locales ni en todos los países.

3190584489_b581ef7b51_b

El diseño de los locales

Nada en un supermercado es casualidad. El lugar físico donde se encuentra emplazado suele ser el fruto de un estudio previo, que determina cuáles son los mejores lugares donde instalarse. Se analiza la competencia en la zona, el tránsito, la dirección de las calles, medios de transporte…

Una vez emplazados, la idea de los especialistas es que se extienda lo máximo posible el tiempo entre la entrada y la salida del local. Por ejemplo:

En las grandes superficies, la zona de mayor interés para los hombres (música, electrodoméstico marrón, motor) suele situarse nada más entrar. La razón es ofrecer un aliciente al miembro masculino de la pareja para seguir comprando productos que quizás le suscitan mucho menor interés.

Pasillos angostos. En ningún caso la separación entre los lineales permiten que circulen más de tres carros al mismo tiempo uno al lado del otro. Por lo general entran dos, y algunas veces se colocan palets, cajas, botellas u otros objetos que obstaculizan el paso y hacen que debamos detenernos… y tentarnos.

supermarket-scene

Música agradable. Así como en los locales de comida rápida los asientos de madera invitan a irnos lo antes posible, en los supermercados suele haber música funcional para que el consumidor se sienta a gusto, cómodo, y se quede más tiempo.

Emitir música clásica o lenta en los periodos de poca afluencia de público, por ejemplo, por la mañana o a mediodía y canciones de ritmos alegres, en los periodos de mayor tráfico como los fines de semana o a última hora de la tarde. De esta manera, el comprador se toma más tiempo para pensar cuando deambula solo por el recinto pero agiliza su compra cuando su presencia puede entorpecer la compra de otros clientes.

“Esconder” los productos de primera necesidad. Si el pan, la leche y los huevos estuviesen junto a la línea de cajas, nadie recorrería todo el supermercado. Por eso, por lo general estos alimentos se ubican hacia el fondo, y separados unos de otros. Así, si queremos comprar lo básico, nos toparemos con lo que nos puede tentar. Fijarse que la leche suele estar en el ángulo opuesto al de la entrada del comercio.

– Rotar el lugar de los productos. Esto se hace mucho en los centros comerciales para eliminar la memoria y rutina de los clientes habituales. Cada cierto tiempo, las cosas cambian de lugar. Las mermeladas se mudan de pasillo, las gaseosas rotan con las aguas… y esa búsqueda genera nuevas compras.

Lineales

El truco más conocido es el de ubicar al alcance de la mano y los ojos los productos más caros. Por eso, si nos agachamos, seguramente encontraremos los precios y marcas más económicas.

Otro de los recursos más utilizados es el de intercalar productos relacionados con lo que se está exhibiendo. Por ejemplo, un dispositivo para cortar pizzas junto a la cámaras frigoríficas, vasos deshechables en el sector de las bebidas o un display de sopas entre las verduras.

Otro de los clásicos son las ubicaciones premium como lo son las llamadas “cabeceras de lineal”, que por lo general destacan algún producto que ya se vio en el pasillo, con lo cual se repite un mismo elemento, pero en un espacio privilegiado. También se puede ubicar un display especial.

Cuidado-Cuando-Vas-de-Compras

Los carros de compra

Tienen algunas particularidades, no destacan por su buen funcionamiento, se traban para que nos cueste avanzar y podamos comprar más. También tienden a inclinarse ligeramente hacia un lado, lo cual es premeditado. Se pretende dirigir la atención del consumidor hacia donde le interesa al distribuidor.

Línea de cajas

En las cajas, sí, hay pocas cajeras… ¡y es a propósito! Nos obligan a hacer fila y darnos tiempo para recordar algo que se nos olvidó comprar, o bien tentarnos con los productos que se colocan al lado de las cajas (por lo general golosinas, gaseosas o snacks).

Supermercado

Espero haberos ayudado a desvelar algunos de los trucos. ¡Estoy seguro que la próxima vez que vayáis al supermercado estaréis atentos a estos consejos!

Fuente: www.interactivity.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s